Genocidio de Jodyalí - Tragedia del siglo XX

 

“El genocidio de Jodyalí es un acto de violencia, con su increíble crueldad y brutalidad, no sólo cometido contra el pueblo azerbaiyano, sino contra toda la humanidad” Heydar Aliyev.

El genocidio de Jodyalí es una de las páginas más horribles y trágicas de la historia de Azerbaiyán. “Este acto cruel y despiadado es uno de los peores actos del terror masivo” destacó Heydar Aliyev en su discurso con el fin de 10º aniversario de esta tragedia.

Cabe destacar que los ataques armados y la realización de la limpieza étnica contra los azerbaiyanos por Armenia ha perdurado durante 200 años. Los azerbaiyanos fueron deportados de sus tierras históricas y se convirtieron en refugiados y desplazados internos a causa de la ocupación armenia. Los azerbaiyanos también fueron deportados de sus tierras durante la época soviética. En los años 1948-1953 se realizó la deportación de los 150 000 azerbaiyanos a la meseta Kur-Araz de Azerbaiyán. 250 000 azerbaiyanos fueron expulsados de sus tierras históricas en 1988 y así Armenia se convirtió en un estado monoétnico. Todo lo sucedido en Nagorno Karabaj en 1988, los esfuerzos continuados de los armenios inspirados en la idea de creación de Gran Armenia llevaron a la destrucción de pueblos y ciudades, así como dieron lugar a la matanza de miles de personas inocentes y cientos de miles de azerbaiyanos desplazados de sus tierras ancestrales.

A pesar de las normas jurídicas internacionales Armenia quería anexionarse el Nagorno Karabaj y así no dejaban de realizar abiertamente a gran escala sus acciones sangrientas. El genocidio de Jodyalí fue el resultado de esta política agresiva y criminal. Esta tragedia ocurrida a fines del siglo es uno de los crimenes muy graves dirigidos no sólo contra el pueblo de Azerbaiyán, sino contra toda la humanidad. El genocidio de Jodjalí está en la misma fila con las tragedias de Jatín, Jirosima, Nagasaki y Songmi que son los genicidios muy horribles del siglo XX.

¿Cuál era el propósito de los armenios en cometer sus actos sangrientos en Jodyalí?

Por un lado eliminar el obstáculo estratégico en Nagorno Karabaj, y por otro lado borrar definitivamente a Jodyalí del mapa. Porque Jodyalí era una ciudad en la que se reflejaban la historia y las tradiciones de Azerbaiyán desde los tiempos antiguos hasta ahora. Esta cultura distinta se conoce como la cultura Jodyalí- Gadabay  en la historia. Los crónleches, dólmenes, así como cíclopes, túmulos de Jodyalí son los ejemplos de cultura material que reflejan la dinámica del desarrollo social. La destrucción de todos estos monumentos y, en especial, el cementerio de Jodyalí, después de la invasión armenia, es un ejemplo evidente de la atrocidad armenia y un acto de violencia contra la cultura mundial.

El 26 de febrero de 1992 las fuerzas armadas de Armenia cometieron actos criminales en la ciudad de Jodyalí  que contaba con una población de 7  mil habitantes. Había 3 000 personas en la ciudad en el momento del ataque del ejército armenio a Jodyalí. La mayoría de los habitantes tuvieron que abandonar la ciudad debido a que hubo un bloqueo durante cuatro meses por parte de los armenios. Durante la masacre 613 personas fueron asesinadas, incluyendo 106 mujeres, 70 viejos y 83 niños. Miles de personas inocentes de diferentes edades quedaron minusválidos de disparos.  8 familias fueron exterminadas por completo, 25 niños perdieron ambos padres y 130 niños a alguno de sus dos padres. Esa noche 1275 personas fueron tomadas como rehenes y el destino de hasta 150 personas aún se desconoce.

Todos esos actos sangrientos fueron cometidos brutalmente y con una crueldad inusal por los militares armenios. Este crimen fue cometido con la ayuda del segundo batallón del regimiento N°366 bajo el mando de Oganyan Seyran Mushegovich, y tercer batallón bajo el mando de Yevgueni Nabokhin, así como el primer batallón bajo el mando del general Chitchyan Valeri Isayevich y más de 50 militares y alféreces armenios que servían en este regimiento. (Fuente: materiales de investigación del genocidio de Jodyalí)

Una parte de los habitantes de Jodyalí, al intentar huir, fue asesinada en las emboscadas. Según la organización rusa de derechos humanos “Memorial”, en 4 días habían sido traídos de Jodyalí a Agdam 200 cadaveres  en los que se han descubierto humillaciones. En Agdam realizaron la autopsia a los 181 cadaveres ( 130 hombres, 51 mujeres y 13 niños). Después de la autopsia fue determinado que 151 personas fueron asesinados de disparos, 20 personas por los escombros y 10 con los instrumentos contundentes. Además, fue descubierto el hecho de arrancarle el cuero cabelludo a un hombre vivo.

Todo lo sucedido en Jodyalí aterroriza a la gente.  Antiga, habitante de Jodyalí, fue quemada viva por no decir “ estas tierras son de Gran Armenia” . Otra habitante de Jodyalí, Sariyya Talibova, contaba que les cortaron la cabeza a los 4 turcos mesjetios y 3 azerbaiyanos sobre la sepultura de un armenio y luego les sacaron los ojos a dos azerbaiyanos.

Los armenios realizaron actos terribles a los sobrevivientes: les arrancaron la piel de la cabeza, les cortaron la cabeza y otros órganos del cuerpo, les sacaron los ojos a los niños, y les cortaron el vientre de las mujeres embarazadas. Durante el ataque fueron usados armas de calibre 5,45 y armas químicas, prohibidas desde entonces. Todo eso confirma que los armenios violaron los protocolos de la Convención de Ginebra, evadieron las reglas establecidas de la guerra generando un genocidio.

Los periodistas  de Rusia, Georgia, Gran Bretaña, EE.UU, etc. ni sabían cómo reaccionar ante las atrocidades armenias.

Los refugiados de Jodyalí tienen la esperanza de que algún día este crimen recibirá la merecida condena política y legal por parte de la comunidad internacional.Las convenciones internacionales, leyes nacionales aprobadas en el mundo han repropado una vez más los genocidios como la tragedia Jodjalí, y los han expresado inacaptable.

Todo el mundo debe saber que esta tragedia ocurrida a fines del siglo es uno de los crimenes muy graves dirigidos no sólo contra el pueblo de Azerbaiyán, sino contra toda la humanidad.

Los crímenes no deben quedar impunes. La agresión político-militar de Armenia debe ser condenada por la comunidad internacional. Las organizaciones internacionales, los parlamentos de los países del mundo deben dar precio político-jurídico internacional al crimen militar – al genocidio de Jodyalí cometido en las tierras de Azerbaiyán por Armenia.

 

           

 

 

 

OTROS ARTÍCULOS